Inicio > Sin categoría > Es posible usar el botox en odontología

Es posible usar el botox en odontología

Ya no es un asunto de tecnología, sino de visión. Una corriente en el área de la odontología recientemente está proponiendo la aplicación del botox en el consultorio del dentista con el objeto de solucionar algunos problemas propios de esta disciplina. El bruxismo podría ser uno de ellos. El artículo nos llega desde odontología hoy.

Al parecer, ahora también relaja los músculos para evitar el ‘rechinamiento’ y desgaste de los dientes y hasta la migraña que genera el bruxismo.
La inyección de toxina botulínica podría convertirse en una solución eficaz a problemas dentales como el bruxismo o rechinamiento de los dientes. Los especialistas han asegurado su efectividad para aliviar desde condiciones médicas como la sudoración excesiva, el estrabismo y las contracciones musculares, hasta tratamientos faciales, pero ahora se convertiría en la panacea para los rehabilitadores orales.
Según el doctor Christian Salazar: “En la odontología podría cumplir una buena función, utilizándola como herramienta en el tratamiento del bruxismo, para las sonrisas gingivales, algunos tics y el síndrome de distonía oromandibular”.
El bruxismo, comúnmente conocido como rechinamiento de los dientes, genera dolencias como dolor facial, desgaste excesivo de los dientes, migrañas, hipertonía de los músculos de la masticación (aumento de tensión muscular). Para tratarlo comúnmente es necesario el uso de férulas nocturnas (o placas miorrelajantes), para proteger los dientes, y se complementa con la toma de medicamentos para disminuir la inflamación del músculo, o sedación en intento de limitar la fuerza de este.
Sin embargo, ninguna de las posibles soluciones se refiere realmente a la fuente del problema: “actividad muscular excesiva y espasticidad”, comenta el doctor Salazar, razón por la cual la aplicación de la toxina botulínica resulta más efectiva.
¿Cómo funciona?
“Se aplica en las terminaciones nerviosas, que se encuentran en los músculos lisos (los motores) de la mandíbula, perdiendo la movilidad, pero no la sensibilidad; y llega a producir una parálisis neuromuscular selectiva inducida por el odontólogo”, afirma el especialista. La inyección se coloca con precisión en la parte con mayor dolor del músculo, sin afectar la capacidad de masticar.
Al romper el espasmo de un músculo a menudo sólo se requiere interrumpir el origen de la contracción y no todo el músculo, por lo que es realmente efectivo. Las inyecciones eliminan entonces los dolores de cabeza que se causan con el rechinamiento dental.
¿En cuánto tiempo se ve el resultado? Luego de la aplicación de la toxina, el efecto clínico se observa alrededor de las 72 horas siguientes al tratamiento y logra su máxima potencia a la semana.
Tomado de Odontología Hoy
La foto también es de odontología hoy
Blogged with the Flock Browser
Categorías:Sin categoría
  1. Aún no hay comentarios.
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: